He creado esta receta en un mes de noviembre, cuando el boniato suele estar muy presente en nuestras fruterías! Su sabor dulce  dará un resultado exquisito y, además, es una receta crudivegana, con lo que conservará gran parte de sus propiedades.

Digo que es crudivegana aunque en verdad el boniato sí hemos de cocinarlo. Aconsejo hacerlo al vapor y a baja temperatura para conservar sus propiedades. El boniato es rico en carotenoides, precursores de la vitamina A; como es una vitamina liposoluble, el hecho de que  vaya combinado con aceite de coco en la receta, hará que dicha vitamina se absorba mejor. También, como ya sabréis, es rico en hidratos de carbono con lo que será una receta muy energética.

El endulzante es el dátil. Lo estoy usando muchísimo para evitar el azúcar y, además, he descubierto que se ha demostrado que tiene propiedades antioxidantes y beneficios en el sistema cardiovascular. También aportará energía.

Necesitarás un aro o similar, como el que veis en la imagen (yo tengo uno cuadrado). Y se debe refrigerar mínimo 30 minutos para que el aceite de coco endurezca y la tarta coja consistencia.

Ingredientes

*2 raciones como las de la imagen
100 gr de boniato hervido
60 gr de almendra molida
30 gr de aceite de coco
6 – 8 dátiles sin hueso
Para la capa de chocolate: 60 gr de almendra molida + 1 cucharada de cacao en polvo puro + 4-5 dátiles + 2 cucharadas de aceite de coco (20 gr)

Con la batidora o robot de cocina, tritura los dátiles junto con el boniato hasta que quede una crema uniforme. Añadir el aceite de coco (si es necesario derrítelo) y la almendra. Mezcla bien todo; verás que queda una pasta de color naranja y con un sabor dulce muy agradable. Puedes añadir vainilla en pasta o alguna esencia de naranja por ejemplo;, yo personalmente no lo hice.

Ahora prepara una bandeja y cúbrela con papel vegetal. Coloca encima el aro y rellénalo con la pasta de boniato. Refrigérala.

Mientras prepara la cobertura de chocolate llevando todos los ingredientes al vaso de la batidora o en el robot. Si ves que queda demasiado denso, añade unas gotas de leche vegetal. Verás que queda una pasta uniforme, con la que vas a cubrir la pasta de boniato ya en el aro.

Refrigera todo mínimo 30 minutos como comentaba antes, y ya lo podrás desmoldar: tendrás que pasar un cuchillo por los alrededores y de esta forma el aro o molde elegido saldrá sin problema y te quedará la tarta lista para comer!!!

Qué te parece? Me encantará saber si lo has probado!!!

 

Pin It on Pinterest

Share This